Mientras yacía deshecho en la agonía de la muerte,
quién pasaba a su lado podía oírle decir en voz baja: 
"He visto las glorias del mundo"
John Aubrey - Los minutos de las vidas